• Precio rebajado

VITAD3 4000 UI - 120 perlas

En stock
16,11 € 17,90 € -10%
Impuestos incluidos

Este complemento es ideal para mantener los huesos y el sistema inmunitario fuerte. Muy recomendado para personas que hayan sufrido fracturas óseas, en personas de avanzada edad, personas que hayan necesitado estar hospitalizadas por una larga temporada, etc.

Entre los usos más frecuentes de suplementos de la vitamina D3, se orientan al déficit (raquitismo), la osteoporosis, osteomalacia, o hiperparatiroidismo, entre otros trastornos con base al metabolismo defectuoso del calcio, y otros minerales estrechamente relacionados con el metabolismo de la vitamina D y el fortalecimiento del tejido óseo.

De las aplicaciones más extendidas, la prevención de las fracturas en las personas con riesgo de fractura ósea, en personas mayores o pacientes de largo tiempo de hospitalización, institucionalizadas, diabéticos, o en la insuficiencia renal, entre otros.

Entre sus propiedades, la vitamina D es necesaria para una buena absorción intestinal de calcio y el fósforo, y contribuyen a la salud del hueso y otras estructuras en las que influyen directamente los niveles de calcio en sangre. Ambos minerales y la vitamina D son de los elementos imprescindibles y necesarios para la formación y funcionalidad del tejido óseo del cuerpo. Los niveles de vitamina D favorecen e influencian de forma directa el incremento de los niveles de calcio en la sangre y su metabolismo. 

Es conocido como los niveles de vitamina D pueden disminuir en épocas como el otoño o el invierno, debido al poco sol sobre todo en zonas menos tropicales. Esta situación empeora con la presencia de otras condiciones inherente a los hábitos de las personas o a condiciones o enfermedad que disminuyen la toma regular de sol y pueden llegar a frecuencia de exposición inferiores a las habituales recomendadas de al menos de 3 veces por semana y no menos de 15 minutos al día. Estos períodos pueden resultar suficientes para reponer las necesidades diarias de la vitamina D en un adulto sano normal.

Estas condiciones pueden verse afectadas en casos de pacientes o personas encamadas, o que permanecen mucho tiempo en el interior de las viviendas o espacios cerrados, en enfermos crónicos o en situaciones como la sobreprotección excesiva de la piel con protectores solares, todo lo cual contribuye al déficit de vitamina D y sus consecuencias para la salud.

En la actualidad la mayoría de las autoridades sanitarias han dispuesto agregar o fortificar con vitaminas, y específicamente la D, a diversos alimentos con la finalidad de prevenir y trabajar las diversas y variadas causas del déficit, a partir de mejorar los aportes diarios. La leche, los pescados grasos, el hígado de res, quesos, la yema de huevo y los cereales, son los más utilizados en la dieta diaria.

Modo de empleo : Tomar una càpsula al día.

No hay reseñas

Los clientes que adquirieron este producto también compraron:

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

He leído y acepto la Política de privacidad y las Condiciones de uso Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y de este modo poder ofrecer un mejor servicio. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de ellas. Para más información clica aquí.