La transpiración es algo común y muy necesario para nuestro cuerpo, la liberación de líquido por parte de las glándulas sudoríparas sirve para regular la temperatura de nuestro cuerpo a unos 37º, aunque en muchas ocasiones esto pueda convertirse en una pesadilla para muchas personas.

Datos sobre la hiperhidrosis

La hiperhidrosis puede llegar a afectar al 3% de la población. Normalmente suele presentarse en la franja de edad que comprende los 25 y los 64 años, aunque puede manifestarse tanto antes como después. En un 40% de los casos, puede haber familiares que padezcan esta patología, quedando patente que es una tendencia hereditaria.

Aparece sobre todo en las manos, pies, axilas y también en la zona púbica gracias a la gran concentración de glándulas sudoríparas que tenemos en estas zonas del cuerpo para regular nuestra temperatura.

Niveles de hiperhidrosis

Como muchas patologías, la hiperhidrosis tienen varios niveles y puede afectar a mujeres y hombres por igual:

  • Grado 1 – En este caso, la sudoración no se nota nunca ni supone un problema para que se pueda llevar una vida completamente normal.
  • Grado 2 – La sudoración es bastante tolerable aunque en ocasiones puede impedir una vida 100% normal para el paciente.
  • Grado 3 – El nivel de sudoración pocas veces es tolerable, se sucede con mucha frecuencia y normalmente impide la actividad normal de quien la padece.
  • Grado 4 – Es el grado más alto y en este caso el nivel de sudoración es incontrolable e interfiere seriamente y de manera continuada en la actividad normal de quien la padece.

Tratamiento para la hiperhidrosis

Existen diferentes tratamientos para reducir notablemente o acabar con la sudoración incontrolable. Uno de los más comunes hoy en día es la toxina botulínica, la cual reduce la producción de sudor en la zona en la que se aplique, aunque esta solución solo dura unos seis meses, tras los cuales hay que volver a tratarse.

Existen tratamientos dermatológicos como la Oxibutina, el clorato de aluminio o el Glicopirrolato, aunque pueden tener efectos secundarios.