Cuando se produce un desequilibrio pueden aparecer síntomas como picor e irritación, relaciones sexuales dolorosas,  molestias y escozor al orinar y flujo espeso y abundante entre otros.

Cómo prevenir la candidiasis

Si seguimos una serie de pautas y tomamos medidas especiales, podremos prevenir con bastante éxito la aparición de esta patología. Por ejemplo, aquellas mujeres que tienen propensión a padecerla deben tener bastante cuidado con la ingesta de antibióticos dado que éstos pueden destruir las bacterias que controlan el equilibrio de las levaduras, como es el caso del hongo Cándida,

Es necesario comunicarle al médico si nos receta algún medicamento con antibióticos que se es propensa a la candidiasis, por lo que podrá reconsiderar su tratamiento y poder solucionar el problema en sí.

Durante la menstruación hay que tener mucho cuidado con la higiene íntima, cambiando compresas o tampones con frecuencia, lo que contribuirá con una buena prevención contra la candidiasis. Tampoco debemos olvidarnos de cambiar las toallas de baño periódicamente y nunca utilizarlas húmedas después de varios usos.

Si se tiene diabetes hay que procurar vigilar al máximo los niveles de azúcar en la sangre dado que si no se tiene un estricto control sobre ello, las levaduras que se encuentran en nuestro organismo pueden aumentar de manera exponencial e incrementar la posibilidad de sufrir de candidiasis vaginal.

Al igual que sucede con la prevención de las infecciones urinarias, cuando se va al baño, a la hora de limpiarse debe hacerse siempre de delante hacia atrás, con lo que evitar pasar a la vagina posibles bacterias que se encuentren en la zona del recto.

Si se tiene propensión a la candidiasis no son recomendables las prendas que sean demasiado ajustadas, siempre hay que llevar ropa con algodón, que favorezca la salida de la humedad y la entrada de aire, algo que no sucede con las prendas sintéticas como la lycra.

Para finalizar hay que recordar que en muchas ocasiones, evitar al 100% la candidiasis es prácticamente imposible, pero si se siguen estas sencillas pautas de seguridad, aumentaremos notablemente las posibilidades de que esto no nos afecte, siendo unas excelentes medidas de prevención contra esta patología que sufren muchas mujeres hoy en día.