Cuidados para evitar que nuestros dientes se pongan amarillos

Como ya sabemos, el paso del tiempo hace que el color blanco se vaya debilitando, debemos tener muy en cuenta el cuidado bucal para evitar que los dientes envejezcan de forma prematura, al menos en cuanto a apariencia estética se refiere. El tabaco, café, bebidas gaseosas, etc., pueden hacer que nuestros dientes pierdan blancura, pero si este deterioro es excesivo o demasiado rápido lo mejor es acudir al dentista para que determine qué es lo que podemos hacer.

La higiene bucal es indispensable y debe hacerse mínimo tres veces al día, pero no solamente cepillándose los dientes con un cepillo de cerdas acorde a nuestra necesidad, sino que también hay que utilizar el hilo dental para aumentar la higiene y también colutorios. No nos llevará más de cinco minutos todo y estaremos apostando por la salud de nuestros dientes de cara al futuro.

El tabaco es uno de los grandes enemigos para la salud de nuestro cuerpo, pero también para nuestros dientes, por lo que hay que intentar reducir su consumo o evitarlo completamente. Asimismo, el alcohol también puede ser un agente decolorador de los dientes, especialmente bebidas como el vino tinto o el whisky por ejemplo.

Automedicarse nunca ha sido recomendable y siempre es mejor hacerlo teniendo muy presentes las indicaciones proporcionadas por el médico o farmacéutico. Un exceso de medicación puede hacer que perdamos uno o varios tonos en nuestros dientes, haciendo que nuestra estética en la sonrisa se vea deteriorada,

El azúcar es otro de los productos que debemos reducir de nuestra dieta dado que los alimentos con mucho azúcar dañan bastante el esmalte de nuestros dientes. Lo mismo sucede con los refrescos, además de que no es bueno consumir demasiado dado que también tienen ácidos como los refrescos de cítricos o los de cola, los cuales queman el esmalte dental. Por estas y muchas otras razones debemos prestar especial atención a nuestros dientes porque si los cuidamos bien pueden durarnos muchos años.